Hoy ha tenido lugar la presentación oficial de los nuevos televisores de LG con 3D incorporado, los Cinema 3D. Y es que lo de las tres dimensiones está de moda, aunque yo no termino de verle la gracia, mucha gente está encantada con esta tecnología y las empresas se lanzan a ofrecernos sus productos. La presentación ha tenido lugar en la calle Jorge Juan de Madrid, en un edificio con una decoración un tanto recargada que formaba prácticamente un laberinto. Al final, tras un par de vueltas, logré encontrar el sitio exacto del evento.

Una vez hemos llegado todos los miembros de la prensa, los ponentes de LG han procedido a hacer un análisis de su actual situación como empresa y a relatar las virtudes de estos nuevos televisores. Quizá la propiedad más llamativa que tienen es la de transformar los contenidos 2D en 3D, mediante unos comandos que se aplican a través de un dispositivo muy parecido al de Wii y que responde al movimiento de la mano. Su otra virtud es que para poder ver el 3D valen las gafas que proporcionan en los cines cuando vemos este tipo de películas.

Esto se consigue a través de una tecnología que divide la pantalla en dos partes sin que nosotros lo notemos, creando la ilusión de las tres dimensiones. Este sistema además, limita el parpadeo y es más inocuo para los ojos, por lo que permite que el 3D pueda ser apreciado desde distintos ángulos y con una calidad de imagen Full HD 1080. A pesar de todo esto, la necesidad de tener que llevar gafas, sigue siendo un engorro, por mucho que digan que son cómodas. Aquellos que llevamos gafas por necesidad, podemos dar fe, de que no es nada cómodo tener que llevar dos pares puestas. Próximamente, cuando no sea necesario ningún artilugio externo para poder disfrutar de esta tecnología, sí hablaremos de la democratización de la misma.

Terminados los elogios por parte de los ponentes hacia su producto, pasamos a una zona en la que se podían ver los televisores en acción. Uno de ellos mostraba el sistema de conexión a internet integrado que llevarán incluido y con el que se podrá navegar libremente por la red. Otros mostraban imágenes de películas en 3D, cuyo efecto era curioso. El volumen de las tres dimensiones puede ser calibrado, de forma que podemos adaptarlo a nuestros gustos. También se ha mostrado el paso de un programa 2D a uno 3D. Además había unos monitores con el Gran Turismo 5 en 3D, pero creo que ha sido el aspecto más flojo. No sólo porque el GT5 lleva la función de tres dimensiones y puede verse con las gafas normales, sino que además, su 3D tampoco es una maravilla. Este ha sido uno de los aspectos más fallidos de la presentación, y el que más importancia hubiese tenido para nosotros.

Así que más o menos en esto es en lo que ha consistido la presentación de los televisores LW 650s con Cinema 3D. Los precios la verdad es que quitan el hipo, estando el más barato de 42´´ en 1.499 euros y el más caro, de 55´´ en 2.199. Es el precio de la innovación y de estar siempre a la última, sobre todo para aquellos que no pueden vivir sin ver el telediario en flamante 3D.