PS Vita, una de las portátiles más completas que ha salido al mercado ha conseguido, desde su salida a la venta en diciembre en Japón y a finales de febrero en USA y Europa, vender 1,8 millones de consolas.

Kaz Hirai, presidente de Sony, ha sido el encargado de dar estos datos declarando que «como una fase de comienzo, creo que ha estado bien».

Realmente no puede decir otra cosa. Las ventas de PS Vita no están siendo lo que Sony esperaba, pero tras un comienzo bastante arrollador en cuanto a títulos de calidad hemos llegado a un estancamiento en el nivel de lanzamientos que no es propio de una compañía de la experiencia de Sony.

Ésta se hartó de decir por activa y por pasiva que no iba a cometer los errores del pasado con PSP y en un primer momento lo pareció. La lista de juegos que tuvimos desde el primer momento fue espectacular. Pocos inicios de consola se recuerdan con tan buenos títulos. Pero las ventas no sólo se mantienen de esta manera. Los títulos deben ir apareciendo para atraer a nuevos compradores si con los que ya tenemos no lo hemos hecho.

Sobre todo la situación es preocupante en Japón, donde la consola vende cada vez peor, pero el alto potencial de la consola hace que las esperanzas estén por todo lo alto porque con poco que Sony y las thirds se pongan a ello tiene la energía suficiente para revertir la situación.

La pelota está en el tejado de Sony. Sólo ella será la culpable o el artífice de la devacle o el resurgir de PS Vita.

Via | VG247