final_fantasy_vii_logo.jpg

Seguimos con la retrospectiva de Final Fantasy VII. Si te perdiste la primera parte haz click aquí.

Sistema de juego

El sistema de juego es el clásico de los juegos de rol japonés de la época : combate por turnos, en el que tendremos que esperar que el enemigo ataque para poder hacerlo nosotros. Para este juego se desarrolló el ATB: Active Time Battle, que daba un poco más de dinamismo a las luchas por turnos.
Controlamos a los 3 personajes que elijamos en cada momento. Una barra de tiempo se va llenando y hasta que no llega a su punto más alto no podremos atacar. Es aquí donde entran en juego la materia, esferas de Mako que nos dan poderes como magias, más fuerza o más vida. El uso de algunas implica que nos baje la vida, por lo que tendremos que intentar mantener el equilibrio.

Cuando un enemigo nos ataca, una barra, llamada límite, se irá llenando. Cuando está completamente llena podremos realizar un límite que dañará mucho más al enemigo que un ataque normal. Durante la batalla habrán situaciones en las que podremos tener estados alterados, debido a una magia que nos inflijan o a una que nos tomemos nosotros, según sea negativa o positiva. Para curarnos de los estados podemos usar objetos, cada uno con una característica diferente.

Tanto las materias como los objetos las tendremos que comprar (algunas las encontraremos, otras nos la regalarán) en las distintas tiendas repartidas por todas las ciudades que pueblan el inmenso mundo de este juego.

17-52452.jpg

Una de las características más impresionantes de las batallas son los Guardianes de la Fuerza, grandes bestias que nos ayudarán y a las que podemos invocar en la batalla. Estos estarán por todo el mundo y a algunos los tendremos que derrotar antes de poder hacernos con sus servicios. Los mas famosos y los que suelen aparecer en todas las entregas de FF son Shiva, Ifrit y Bahamut.

En su época el sistema de juego era bastante dinámico, pero el paso del tiempo le ha hecho mella y si jugásemos ahora se nos haría un poco lento. Eso sí, las batallas son difíciles y hemos de luchar bastante.

A medida que luchamos ganamos experiencia, que irá aumentando nuestro nivel, ademas de Giles, el dinero con el que aprovisionarnos. A más nivel, más fuerza, más poder, más vida. Habrá enemigos a los que no podremos batir sin un nivel avanzado ni sin el armamento adecuado.

El sistema de guardado del juego es bastante simple. Cuando estemos en el mapamundi (lugar desde el que nos desplazamos a las distintas partes del inmenso mundo, bien a pie, a lomos de un chocobo, o en una nave), accederemos al menú y le daremos a guardar. También podemos hacerlo en las posadas, donde al dormir nuestra vida y los estados alterados serán curados.

El Mundo de Final Fantasy VII

2598238ff7map.jpg

El mundo de FFVII, como podéis ver en el mapa, es bastante extenso. Podemos visitar todas las ciudades que lo componen (algo que desgraciadamente no pudimos hacer en el FFXIII). Vamos a hacer un repaso por las más importantes en la historia:

Midgar: Hablar de esta ciudad es hablar del corazón del propio juego. Aquí empieza y termina todo. Es una ciudad dominada por completo por Shin-Ra. Aquí está su cuartel general y es donde tienen la sede central de Avalancha en los suburbios. En su pequeña iglesia será donde veamos por primera vez a Aeris. La presencia de Mako se percibe por cada esquina. Los reactores de la ciudad son los que el grupo se ha propuesto destruir.

midgar.gif

Kalm: Pueblo pequeño y tranquilo. Aquí es donde vamos a parar después de escapar de Midgar.

Corel: Pueblo natal de Barret. Fue elegida por Shin-Ra para instalar un reactor, pero todo salió mal y fue destruida. Ahora solo quedan las ruinas y un pueblo pobre y sin recursos.

Gold Saucer: Gran parque de atracciones donde el grupo conoce a Cait Sith. Se encuentra situado en medio de un desierto. Es el lugar adecuado para distraerse y olvidarse de los problemas.

Gongaga: Ciudad natal de los padres de Zack (el mejor amigo de Cloud). Junto a esta ciudad hay unos bosques donde podremos encontrar a Yuffie, que intentará robarnos materia. Si le derrotamos y elegimos las respuestas adecuadas se unirá al grupo.

kalm.jpg

Cañón Cosmo: Ciudad natal de Red XIII. Tiene un gran observatorio en el que el abuelo de Red XIII puede ver el universo completo. Aquí descubrimos que el verdadero nombre de Red XIII es Nanaki.

Nibelheim: Ciudad natal de Tifa y Cloud. Es una ciudad bastante tranquila que ve como su mundo se desmorona por culpa de Sephirot, que hace que arda por completo. En esta ciudad hay una mansión en la que podremos encontrar a Vincent Valentine y convencerle de que se una a nosotros.

Ciudad del cohete: Pueblo natal de Cid Highwind. Fue elegida por Shin-Ra para un programa espacial. Pero algo salió mal y el cohete se quedó en la ciudad, formando parte del paisaje.

Ciudad de los Huesos: Campamento de arqueología que tiene un bosque desde el que se accede a la Ciudad de los Ancianos.

nibelheim.JPG

Ciudad de los Ancianos (o Ciudad Olvidada): Antigua ciudad habitada por el pueblo de los ancianos. LLegamos a esta ciudad en la búsqueda de Aeris, que se marchó para intentar parar a Sephirot. Es en esta ciudad donde se producirá unos de los momentos mas intensos del juego, que es la muerte de Aeris a manos de Sephirot.

Cráter del Norte: Gran abertura que provocó Jénova al llegar al planeta. Aquí es donde descansan las Armas, y es donde tendremos que librar la batalla final contra Sephirot y Jénova.

ff7-chocobo.jpg

Duración

En este apartado Final Fantasy VII, al igual que los anteriores, tiene horas y horas de diversión. Puede ocurrir que a uno sólo le interese la historia principal, por lo que en unas 30 horas, dependiendo de la experiencia, se pueda acabar. Pero si haces todo lo que el juego ofrece, las más de 100 horas están aseguradas.

Música

El apartado musical es otra de las señas de identidad de este Final Fantasy. Nobuo Uematsu, uno de los compositores japoneses de mayor prestigio, fue el encargado de darle el ritmo necesario a la aventura.

redxiii.jpg

Las melodías son estupendas. Algunas llegan a la categoría de obras maestras y 14 años después, aun sigo recordándolas.
El juego tiene momentos magníficos y muy sentimentales que gracias al excelente trabajo de Uematsu, alcanzan cotas increíbles.
Escuchar el tema principal, el Aeris Theme, el One Winged Angel o el Tifa’s Theme y recordar con ellas los pasajes del juego hace que los bellos se pongan de punta. Toda una delicia.

Curiosidades del universo Final Fantasy

Todo FF comparte unas características que son su seña de identidad.
Por ejemplo al dinero se le llama Gil. Encontraremos unos animales parecidos a avestruces llamados Chocobos, en los que podréis montar y así librarnos de las continuas luchas mientras recorremos el mapamundi.
Otro de los asiduos son los Moguris, una especie de peluches vivientes, que encontraremos esparcidos por muchas ciudades.

Para el final he dejado una de las características que mas nos gustan de Final Fantasy  (y que se ha perdido en su última entrega, la XIII, junto con las ciudades). Y no es otra que los minijuegos. En la versión objeto de esta retrospectiva podíamos encontrar varios de ellos, como el de la moto, el de snowboard, uno de lucha y otro muy original en el que debíamos ayudar a un Moguri a alcanzar la madurez.

final-fantasy-vii-pc-014.jpg

La mayoría eran partes del juego que ya habíamos jugado anteriormente, y de las que podíamos disfrutar a nuestra llegada al Gold Saucer, un gran parque de atracciones.

Una historia que enamora

Podemos achacarle a FF VII muchas cosas. No es un juego perfecto. Las batallas pueden hacerse repetitivas y cansinas. A veces estamos perdidos en el inmenso mapamundi sin saber a donde ir ni que hacer. Su linealidad es algo que le resta puntos a los que les gustan las aventuras mas abiertas. Pero todo ello queda eclipsado por una historia y unos personajes que te envuelven y te hacen querer vivir con ellos la Fantasía Final.

aeris-cloud-gold-saucer-date.jpg

El futuro de Final Fantasy VII

Quizá os parezca extraño hablar de futuro de un juego que tiene ya 14 años. Pero éste dejó una huella imborrable en muchos usuarios, que aún hoy esperan con impaciencia el tan ansiado remake.

No hay feria de videojuegos que se precie en la que no se rumoree que va a ser presentado. Además desde Square Enix se juega mucho al despiste, conscientes de lo que les supondría, tanto en carga de trabajo como en expectativas monetarias. Y la demo técnica que se mostró hace cuatro años cuando se presentó la PS3 , en la que veíamos la intro del juego en perfecto HD y con gráficos  de última generación, no ayudó demasiado.

Pero lo cierto es que el tan esperado remake aun no se ha producido. Veremos que pasa para su 15 aniversario, en 2012.

final-fantasy-vii-advent-children2.jpg

Mas de FF VII

No podemos dejar de hablar de la malísima traducción al español que nos llegó a nuestro país. Frases tan célebres como el «Alle voy» son recordadas por todos los fans de este magnífico juego. Es más, un remake de Final Fantasy VII bien traducido no sería lo mismo… Obviamente estoy siendo sarcástico.

Si aún así te has quedado con ganas de más ( cosa completamente comprensible), puedes ver la película de animación ambientada en el universo del juego, Final Fantasy Advent Children, donde se continua la historia. Es toda una delicia para los aficionados a este gran juego.

También y relacionado con acontecimientos anteriores a FF VII, encontrarás FF VII: Crisis core, en el que encarnamos el papel de Zack, un amigo de Cloud y Aeris. Cuenta los sucesos que ocurrieron antes de FF VII. Este juego está disponible para Psp.

Otro juego que pasó sin pena ni gloria fue Dirge of Cerberus, donde Vincent Valentine protagoniza un juego de acción bastante malo.

Si quieres rejugar FF VII puedes hacerlo en PS3, comprándolo a través de PSN Network. No te defraudará.

Finalmente poco más que decir. El lanzamiento de un FF es siempre un acontecimiento. Pero desde el VII, ninguno ha conseguido emociones de igual forma.

final_fantasy_7_logo.jpg