A pesar de que la saga Fallout siempre se ha caracterizado por tener infinidad de guiños a la cultura popular. Aunque esto es una constante en todos los títulos de la franquicia, es su segunda entrega la que quizá sea la más alocada de todas. Una circunstancia que no resulta del todo sorprendente, ya que este título intentó potenciar todos los elementos que hicieron triunfar a su predecesor.

En este sentido, Fallout 2 es un RPG repleto de anécdotas como “el misterio de los niños perdidos” o curiosidades como la compleja fórmula utilizada por este título para evaluar el desempeño en las relaciones sexuales de nuestro personaje. Dentro de los muchos guiños que posee este videojuego, quizá uno de los que más inadvertido pasa es el relacionado con el juego de cartas Magic: The Gathering.

Fallout 2 satiriza el juego creado por Richard Garfield al ofrecer al jugador su propia versión, Tragic: The Garnering. Nuestro primer contacto con este guiño no se hace esperar demasiado ya que podremos encontrarlos durante los primeros compases del juego, concretamente en el asentamiento ghoul de Gecko. En este lugar podremos entablar conversación con un necrófago que es un entusiasta de estas cartas y del que podremos aprender a jugar.

Si bien es cierto que es posible que antes de llegar a Gecko hubiésemos encontrado algún mazo de Tragic: The Garnering por el yermo de Fallout 2, lo más probable es que pasase desapercibido entre los muchos guiños que tiene el juego. Sin embargo, en Black Isle quisieron ir más allá y desarrollaron esta referencia a Magic mucho más de lo que pudiésemos imaginar en ese primer momento.

Eso sí, la versión del juego de cartas incluida en el título que finalmente salió a la luz no deja de ser una tirada enfrentada entre la habilidad en juegos de azar del personaje del jugador y su atributo de suerte. El resultado de esa tirada oculta es lo que finalmente determina si hemos ganado o no, aunque lamentablemente no existe un minijuego como tal dentro de Fallout 2 que replique estas partidas.

Como buena sátira que se precie, tanto si perdemos como si ganamos, los diálogos posteriores a las partidas de Tragic: The Garnering reflejan una incómoda realidad que todavía persiste en el juego de cartas Magic. Nos referimos a los malos perdedores y ganadores, una circunstancia que queda plasmada en Fallout 2 de forma bastante gráfica con diálogos como los que muestra la imagen que podéis ver a continuación.

Otra de las curiosidades que ofrece la versión de Magic: The Gathering en Fallout 2 es que, si perdemos las partidas, el rival se quedará con nuestras cartas y viceversa. Además de una mecánica jugable, también es una referencia que a día de hoy es un tanto desconocida para los aficionados al juego creado por Richard Garfield. Y como no podía ser de otra forma, también satiriza la enorme cantidad de dinero que es posible dejarse en estas cartas.

En sus inicios, era posible jugar a Magic: The Gathering mediante un sistema limitado de apuesta en el que el jugador que vencía se llevaba una carta del mazo del rival. Este formato estuvo presente durante las primeras colecciones del juego, aunque fue abandonado posteriormente. En la actualidad las cartas que hacen referencia a este sistema de apuestas son auténticas reliquias y además, están prohibidas en todos los formatos del juego.

Por si estas similitudes de Tragic: The Garnering en Fallout 2 con el juego de cartas que parodia, también tenemos los nombres de algunas con claras referencias con Magic. Entre algunos de los naipes ficticios que podemos encontrar en el yermo se encuentra la Black Dahlia. Una referencia directa al legendario Black Lotus, una carta que ha llegado a venderse por más de medio millón de dólares.

Como mencionamos anteriormente, la idea inicial de Black Isle con este guiño para Fallout 2 era más ambiciosa. De hecho, entre los contenidos que fueron desechados para este título se encuentra una forma de adicción a este juego de cartas ficticio. Sus consecuencias no son graves, pero nos impedía viajar de forma continua por el yermo nuclear, ya que este se veía interrumpido por nuestra necesidad de jugar a Tragic: The Garnering. A día de hoy, no se puede adquirir esta adicción en Fallout 2, aunque es posible restaurar este contenido eliminado mediante mods.

Años más tarde, Obsidian, los herederos del legado de de Black Isle retomarían la idea de incorporar un juego de cartas en el universo Fallout. Fue en New Vegas donde por primera vez podíamos jugar a las cartas dentro de un título de esta saga gracias al Caravana. Sin embargo, Obsidian volvió a incluir una referencia a su sátira de Magic.

En esta ocasión es mucho más sutil y es un guiño a los más veteranos, ya que únicamente aparece en un ordenador de una industria juguetera en el que advierte a sus empleados de no juntarse con los “jugadores de Tragic”. Una referencia con la que Obsidian cierra este singular episodio en el que incorporaba al universo Fallout la afición por coleccionar cartas Magic.