Hay muchos lugares inverosímiles para encontrar Pokémon, pero uno de los sitios en los que nadie esperaría hallar uno de ellos es un juego de la saga The Elder Scrolls. Aunque pueda parecer increíble, estas pequeñas criaturas se ocultan en un juego de la franquicia de Bethesda, aunque eso sí, no en una forma que os podéis imaginar.

Las referencias a otros juegos o elementos de la cultura popular han sido siempre un elemento característico de la industria del videojuego. Los llamados “easter eggs” o “huevos de pascua” han estado presentes desde prácticamente el origen del sector y encontrarlos y reconocerlos es una de las pequeñas alegrías adicionales que proporciona esta forma de ocio.

Precisamente, juegos como los pertenecientes a la saga The Elder Scrolls son muy propicios a estos pequeños guiños y contenidos ocultos que han sido introducidos de forma más o menos sutil por parte de sus creadores. Es en este contexto en el que podemos encontrar las referencias a Pokémon que se encuentran en esta franquicia, concretamente en su tercer volumen: Morrowind.

Morrowind es un juego con una enorme cantidad de secretos que el jugador puede descubrir. La isla de Vvardenfell está repleta de pequeños rincones perdidos que en muchas ocasiones el jugador encuentra casi por casualidad. Entre ellos encontramos las referencias a Pokémon que los creadores del título diseminaron a lo largo de la isla en la que se desarrolla este juego.

De todos los guiños a Pokémon que podemos encontrar en Morrowind, el más elaborado de todos es el relacionado con Pikachu. Quizá no resulte extraño que la referencia más compleja de todas esté vinculada al que quizá sea el Pokémon más popular de todos. Esta simpática criatura se ha hecho un hueco en el corazón de la sociedad y a su manera en la isla de Vvardenfell.

Para encontrar la referencia a Pikachu tendremos que alejarnos de la costa para alcanzar un pequeño y aislado islote que se encuentra al suroeste de la ciudad imperial de Ebonheart. Pero la proeza de encontrar a Pikachu en Morrowind no solo se limita a encontrar una isla perdida, ya que para desentrañar este easter egg aún tendremos que superar varios escollos. 

En esta isla se encuentran unas ruinas llamadas Mudan Grotto a las cuales únicamente se puede acceder debajo del agua. Como podéis observar, se trata de un secreto bien escondido que solamente los jugadores con más dedicación o los más afortunados pueden encontrar por sus propios medios.

Pues bien, una vez dentro de las ruinas buceando por sinuosas y estrechas galerías inundadas encontraremos una sala en la que se encuentran los restos de un aventurero llamado “Peke Utchoo”. A sus pies podemos encontrar una nota en la que hace referencia a que si alguna vez es encontrado espera que este suceso lo colme de risas. Una llamada de atención para todos aquellos que identifiquen el guiño y sean capaces de entender la referencia.

Por si esto no fuese suficiente para visitar estas ruinas, en Mudan Grotto puede encontrarse una poderosa armadura de huesos de dragón. Un objeto único en Morrowind y prácticamente en toda la saga de The Elder Scrolls hasta la llegada de Skyrim.

En cualquier caso, y volviendo al tema que nos ocupa, el resto de las referencias a Pokémon que podemos encontrar en Morrowind están menos elaboradas aunque son más sencillas de encontrar por parte del jugador. La mayor parte de ellas se pueden encontrar durante el transcurso de la trama principal del juego, por lo que cualquier aficionado que esté atento será capaz de identificarlas al momento.

Estas referencias las podemos encontrar en cavernas, ruinas y otros lugares que visitamos durante nuestro periplo para convertirnos en el Nerevarine. Probablemente, la primera con la que nos demos de bruces será una referencia a Weepingbell en una sección de unas ruinas Dwemer. Más adelante, en las grutas de Ilunibi podemos encontrar un área llamada Marowak’s Spine y en las tumbas de la tribu Urshilaku podremos entrar en una zona llamada Kakuna Burial. También aparece una referencia a Charmander de forma más sutil en la recta final del juego en una caverna llamada Charma’s Breath.

Estos son los guiños relacionados con Pokémon que se esconden en Morrowind. Es probable que aquellos que jugaron en su día recuerden algunos de los nombres aquí mencionados y que en su momento no se percataron de las referencias a estos seres. Como hemos señalado, el más elaborado es el relacionado con Pikachu ya que el nombre sale distorsionado y encontrar el lugar en el que se esconde es realmente complejo sin usar guías.

Aquí concluimos este singular viaje para hacernos con todos los Pokémon que se esconden Morrowind. Como de costumbre, os invitamos a dar un segundo recorrido y a descubrir estos guiños por vosotros mismos.