Tras el éxito cosechado por los desarrolladores españoles durante la denominada como “Edad de Oro” y sus años de decadencia, parece que poco a poco los estudios patrios van recuperando prestigio y popularidad a nivel internacional. Son muchos los creadores que van teniendo éxito y volviéndose a hacer un hueco en esta competitiva industria.

En este contexto es el que podemos situar a Gato Studio que gracias a la financiación colectiva ha podido dar vida a The Waylanders. Un RPG con una gran ambición cuyo objetivo desde el primer momento ha sido el de codearse con los grandes del género. No en vano, ha sido comparado por muchos como el “Dragon Age» gallego”.

Una etiqueta que no está muy desencaminada, ya que The Waylanders es similar en muchas facetas a la obra de Bioware aunque hay que situarlo en su adecuado contexto. Y es que a pesar de las similitudes, el título de Gato Studio es infinitamente más humilde que Dragon Age. Solo hay que comprar el presupuesto inicial de 170.000 dólares con el que se puso en marcha The Wayladers con el poder monetario y recursos de Bioware.

Obviando estas cuestiones, el desarrollo de The Waylanders ha ido produciendo poco a poco y actualmente el juego se encuentra en fase alfa, la cual hemos podido probar recientemente. Es conveniente señalar que desde Gato Studio siguen trabajando activamente en mejorar su juego, por lo que las impresiones que os mostramos aquí únicamente tienen que ver con el estado actual de este RPG y no con lo que finalmente pueda ser publicado de forma definitiva.

Uno de los aspectos más interesantes de The Waylanders es su aproximación “histórica” al mundo del RPG. A pesar de ser un título de fantasía, la práctica totalidad de los elementos que encontramos en este juego están sacados del folclore y la historia de los pueblos de la antigüedad. Celtas, egipcios y griegos se dan la mano en este juego junto a seres mitológicos.

Una puesta en escena que no es realmente novedosa en la industria, con ejemplos como Titan Quest, pero a la que Gato Studio ha sabido sacar provecho. Gran parte de la fuerza que posee The Waylanders es ese trasfondo pseudohistórico que ha sido plasmado con una puesta en escena que derrocha personalidad

El diseño artístico de estilo cartoon encaja bien con esta epopeya y si se compara con los modelos originales vemos una clara evolución a mejor. En general, The Waylanders desprende carisma y eso es algo que se aprecia desde el primer momento. En este sentido, pocas pegas se le puede sacar al diseño del juego salvo que se prefiera un enfoque más realista.

Quizá The Waylanders también peque de tener un tono demasiado “coloquial” en algunas de sus expresiones. No es que el lenguaje que tenga que usarse deba ser histórico, pero sí es cierto que algunas expresiones usadas por los personajes parecen completamente extemporáneas. Es un detalle, pero puede llegar a romper la buena ambientación que posee este título.

Como señalábamos al principio, The Waylanders bebe de los clásicos del RPG para ofrecernos una historia articulada en capítulos y en los que el combate táctico es uno de los ejes fundamentales. Si bien es cierto que Dragon Age Origins pueda ser uno de los títulos con los que mejor se puede comparar la obra de Gato Studio, lo cierto es que esta etiqueta puede llegar a pasar factura a su obra.

Esto se debe a que The Waylanders es un RPG mucho más táctico que el de Bioware incluso en sus niveles de dificultad más asequibles. Aquí será necesario que la composición de nuestro grupo sea adecuada y además que luchen y se defiendan al unísono. Una tarea que no resulta nada sencilla debido al gran número de enemigos que tenemos que combatir, pero también a los problemas que presenta la IA aliada.

Esto se traduce en que si dejamos a nuestros aliados a su libre albedrío lo más probable es que nuestra aventura en The Waylanders acabe muy pronto. Como consecuencia directa de esto, los jugadores tendremos que realizar una microgestión exhaustiva de nuestro grupo. Por tanto, tendremos que controlar uno a uno sus ataques, movimientos y cualquier otro elemento si queremos sobrevivir.

Todo lo anterior dificulta en general la experiencia de juego que además no se ve mejorada por otros problemas que presenta The Waylanders en este área. Por ejemplo, la búsqueda de rutas de los personajes todavía es muy mejorable ya que es bastante frecuente que se queden atascados. La cámara táctica y la general también funcionan de forma anómala o poco ágil.

La suma de todo lo anterior hace que la experiencia general en The Waylanders sea poco gratificante en su estado actual. En cualquier caso, estos son unos elementos que son fácilmente identificables, y a los que dar solución no debería ser demasiado problemático. Unas cuestiones que podréis observar en el siguiente vídeo.

Más allá de estas cuestiones, hay otros aspectos que nos han gustado bastante en The Waylanders como el relacionado con las formaciones de combate. Recurrir a estas tácticas es interesante y ofrece ventajas para combatir las amenazas que nos salen al paso. Esta faceta es prometedora y podría convertirse en toda una seña de identidad de esta obra.

En cuanto al planteamiento, al menos este primer capítulo de The Wayladers se desarrolla de forma completamente lineal. No esperéis explorar grandes mapas al menos en esta fase alfa, ya que los escenarios son pequeños y bastante guiados. Lo poco que se puede explorar tampoco parece demasiado interesante, salvo algún que otro cofre por lo que no resulta demasiado atractivo.

En lo que se refiere a la trama de The Waylanders, todo resulta demasiado abrupto, al menos de momento.. Desconocemos si esto se debe a que desde Gato Studio no quieren dar demasiados detalles sobre la historia del juego o es una forma narrativa deliberada. Hay alguna que otra elipsis en los primeros compases del juego que nos ha dejado con la boca abierta y que desconocemos si finalmente se cubrirá con una cinemática o similar, o simplemente quedará a nuestra imaginación.

En estos últimos compases de nuestras impresiones de The Waylanders queremos dejar claro que en su estado actual es que es un título con un enorme potencial. Hay ideas muy buenas en la fórmula creada por Gato Studio y muchos de los problemas y errores que presenta el juego tienen solución. Uno de los más urgentes son los controles, ya que actualmente dan bastantes problemas y dificultan enormemente disfrutar del juego.

Por lo demás, seguiremos expectantes y atentos a lo que Gato Studio tiene que ofrecernos con The Waylanders. Un título que sin duda esperamos pueda convertirse en todo un referente para los creadores españoles que quieran adentrarse en el ambicioso y complejo género de los RPG. Para cerrar esta entrada os dejamos con un pequeño vídeo en el que podéis ver los primeros compases de este título.