Es evidente que los éxitos siempre se venden como tales si interesa que lo sean. Estamos acostumbrados a ver cifras de ventas o intercambiarlas por número de jugadores o por elementos que transmiten éxito de un producto o servicio.

En el caso de como gestiona Sony sus cifras, desde hace más de dos años me llamaba poderosamente la atención el silencio entorno a Days Gone, un producto que vendió muy bien en UK en su año de salida y que se mantuvo durante tiempo en las listas. Bajó pronto de precio, como tantos otros juegos, y parecía que seguía teniendo empuje, pero no se dieron números en ningún momento. Su salida en PC evidenciaba que cierto interés deberían tener en Sony por la IP, sino habrían dado preferencia a otros juegos antes que a la aventura de Deacon en su llegada a compatibles, pero no, porque tiempo después nos enterábamos que los directores del juego habían abandonado Bend Studio, un estudio que ayudaron a crear, y que el equipo se encontraba trabajando en una nueva IP después de no querer terminar como un estudio de apoyo de Naughty Dog y con la cancelación de una secuela de Days Gone por el camino.

En un día para celebrar como el de ayer en el que se ha anunciado a bombo y platillo que Ghost of Tsushima ha superado los 8 millones de unidades vendidas, Jeff Ross, uno de los directores de Days Gone, confesó que cuando abandonó Sony, su creación llevaba en el mercado más de un año y medio a la venta, tiempo en el que había despachado más de 8 millones de unidades. Desde ese punto ha conseguido vender más copias y además hay que sumar más de un millón de unidades en Steam. Sin embargo, cifras tan abultadas no sirvieron de mucho, porque comenta que la gerencia local de Sony les hizo sentir que el título de los moteros fue una gran decepción.

Jeff también confiesa que estaba planeando una secuela potente y cita como ejemplo que el primer Killzone tiene una nota de 70 y el segundo de 91 y declara que “primero se gatea antes de andar y andas antes de correr” en un símil sencillo sobre lo que supone sacar una nueva con mecánicas que necesitan asentarse en un nuevo desarrollo. Tal y como ocurre con tantísimos productos.

Sobre esa supuesta secuela, Ross vuelve a la carga declarando que no llegaron a leer ni el borrador y que cree que Sony dio más apoyo a Death Stranding de Kojima, un título que ha logrado vender más de 5 millones de copias. Aquí perdonadme mi osadía, pero sin tener ni idea, me da que el presupuesto de desarrollo y marketing no ha sido similar en estos dos casos…

Y ahora sacaré el látigo para admitir que de salida Days Gone necesitaba un pulido y que salió antes de lo que debería, pero el estudio trabajó sin descanso en diferentes actualizaciones y en unos 15 días, era muy competente. El trabajó siguió y cuando terminé la aventura aproximadamente un mes después de su salida, aunque tenía sus errores era muy disfrutable. Igualmente no se podía pretender que esto tuviese un acabado ultrapulido, cuando Bend es un estudio de tamaño limitado (viendo los créditos se puede comprobar que 5 personas se encargaron del diseño del mundo abierto). Con todo en general diría que la aventura ha dejado a muchos jugadores con ganas de más y si me voy a las reseñas de Steam (click aquí), creo que es evidente lo que ha dictado esa comunidad sobre el juego.

En fin, me parece un paso en falso enorme de Sony, tanto como aquel que tuvieron con el primer Demon’s Souls en PS3 de no confiar en el producto y tener que encargarse otros de su distribución fuera de Japón, pero irónicamente uno de los culpables de esa decisión, ahora es un gran fan de este tipo de juegos. El bucle de Returnal.

Me dejo para otro día el debate de las notas de Metacritic, ese baremo gilipollesco que todo lo vale para muchas compañías y que les interesa seguir en según que momentos para pagar o no un plus a sus desarrolladores.