El futuro del videojuego se está introduciendo, se está macerando desde diferentes frentes. Imaginamos el “streaming” como la puerta de entrada a este ocio. La cuestión es, ¿cómo se dispersará la oferta? Podría fragmentarse como ocurre con los servicios de vídeo en streaming con tanta plataforma. Dejemos de elucubrar y vayamos a lo tangible. Valve y Microsoft han presentado sus nuevas apps para jugar con menos limitaciones.

Valve y su Steam Link Anywhere

La compañía de la válvula ha presentado Steam Link Anywhere, una herramienta que os permitirá hacer streaming de vuestros juegos a cualquier lugar del globo. Se necesita un dispositivo compatible y una conexión a internet aceptable. Valve no ha detallado valores mínimos de la conexión a internet que se necesita desde el ordenador que transmite al dispositivo que recibe.

Actualmente, los dispositivos compatibles con esta app son el hardware Steam Link que ya no se vende, Android y Raspberry Pi. Es de esperar que esta lista se amplíe, porque la herramienta todavía está en fase beta, podéis descargarla aquí.

El timing siempre es importante, Valve ha desvelado Steam Link Anywhere a días de celebrarse la GDC donde Google retirará el velo que cubre su servicio de streaming.

Wireless Display por Microsoft

Esta app no es inédita, pero se ha actualizado y ha renovado sus funciones. La nueva versión de Wireless Display os permitirá hacer stream desde un PC, ya sea desde la tienda de Microsoft o desde cualquier otra, a una Xbox One. En realidad se permite la transmisión de cualquier tipo de contenido, salvo que este esté protegido, como ocurre con Netflix y otros servicios.

El servicio se valora positivamente, aunque cuente con las fallas típicas de este tipo de tecnologías. Sí, me refiero a nuestro colega el lag o el retardo. Igualmente, me gustaría mencionar que de momento la app en One solo puede controlarse a través del mando de One, pero seguro que en un futuro se puede controlar con teclado y ratón dado que la consola admite este tipo de control.

Vía | Xataka y The Verge