A pesar de que la última World of Warcraft: Legion esté dando sus últimos coletazos antes del lanzamiento de la nueva expansión, Blizzard no descansa en seguir puliendo y añadiendo nuevos contenidos para su veterano MMORPG. La última de estas actualizaciones ha sido el parche 7.3.5, y aunque pueda parecer algo menor, lo cierto es que los cambios introducidos son muy interesantes de cara a hacer que su enorme mundo sea más dinámico.

La principal novedad que introduce este parche a World of Warcraft es el denominado como «Mundo Adaptable«. Gracias a esta facultad los jugadores podrán subir de nivel a sus personajes con mucha más libertad ya que se aplica a todos los territorios del juego el sistema utilizado por Legion. Esto significa que los distintos mapas ofrecerán a los jugadores un nivel dinámico que se adaptará al del personaje así como las recompensas. De esta forma, la variedad de opciones a la hora de explorar Azeroth se multiplica.

Otro de los atractivos de esta actualización es el desarrollo de la línea argumental cierra los acontecimientos acaecidos en Legion y que los vincula con la próxima expansión: Battle for Azeroth. Aquellos que hayan podido completar la última mazmorra de banda, Antorus, el Trono Ardiente, tendrán acceso a la nueva versión de Silithus, en la que podrán investigar las últimas consecuencias de los actos de Sargeras. Una vez completadas, podremos disfrutar del campo del nuevo batalla Costa Hirviente en el que el conflicto entre Horda y Alianza comienza a revivir.

Por último, se han introducido algunos cambios en los artefactos y en los objetos legendarios de forma que la progresión de nuestros avatares pueda continuar. Por el momento, estos son los cambios que nos deja el parche 7.3.5 para World of Warcraft. Contenidos interesantes con los que Blizzard empieza a calentar motores de cara a la próxima expansión de este MMORPG.

Vía | Web oficial