Microsoft también es noticia estos días por muchas cosas, pero principalmente por lanzar al mercado sus flamantes Series X y S. Es complicado encontrar estas máquinas, pero no desistais que el día 16, al menos en Xtralife, abrirán más reservas y la S aparece a veces en Amazon. Vamos con lo que vamos.

Phil Spencer, que no hace falta que presente a estas alturas, ha tildado el lanzamiento de sus nuevas máquinas como el mayor en la historia de Xbox asegurando que se han vendido más consolas Xbox en más países que nunca en un lanzamiento. Y esto nos lleva a preguntarnos, ¿cuántas unidades se han vendido? Oficialmente, no lo vamos a saber, porque Spencer ha declarado que no van a dar cifras de unidades vendidas, ni, aunque vendan más que PS5. Su objetivo pasa por tener la mayor cantidad posible de jugadores. Esta política se tomó hace años con Xbox One y se va a seguir en esa línea.

El mensaje es claro, según Spencer hay unos 3.000 millones de personas que juegan a juegos y solo unos 200 lo hacen en consola. El objetivo es llegar a más jugadores.

Más estudios

Siguiendo con Spencer, en una entrevista concedida a Bloomberg, ha comentado que todavía están interesados en adquirir más estudios. Para Microsoft es importante suministrar de forma continua a sus plataformas y a sus servicios de suscripción con nuevos juegos. Es lógico que sigan en busca y captura de más estudios.

Después del lanzamiento de One, Microsoft meditó la continuidad de Xbox

El optimismo que se respira con Series X | S y Game Pass no estaba en el ambiente después del lanzamiento de Xbox One, una máquina que no empezó de la mejor forma posible. Spencer ha recordado que en 2013, la situación era algo convulsa en Microsoft. Don Mattrick fichó por Zynga, Marc Whitten se quedó a cargo de Xbox, pero en 2014 se fue a Sonos, y Phil Spencer era el encargado de los estudios, pero no había un líder claro. Se llegaron a cuestionar si era productivo seguir con Xbox.

Además, en esos años, Nadella fue nombrado director ejecutivo de Microsoft y Spencer tuvo que hacerle ver que los videojuegos podían ser una fuerte importante de ingresos para la empresa, pero necesitaba que la marca volviese a estar cohesionada, algo que le permitieron realizar y sobre lo que podemos ver sus frutos en la actualidad con Game Pass, la compra de los estudios y el nuevo hardware en la calle.