En un evento develop en Brighton Sony ha respondido a todos aquellos que critican el uso de gafas para la visualización del 3D.

Mick Hocking, responsable del 3D de Sony ha comentado que el hecho de no usar gafas tiene «limitaciones inherentes» por lo que ellos van a seguir apostando por uso de éstas.

Uno de los problemas clave para él es que «para poder producir el efecto estereoscópico, hagas como lo hagas, necesitas tener una imagen para tu ojo izquierdo y una imagen para el derecho«.

Sigue con su argumento comentando que «todas esas pantallas tienen un ángulo concreto de recepción de la señal por lo que si mueves la cabeza pierdes el efecto y hasta que no te vuelves a colocar bien no lo vuelves a percibir».

Mick cree que este problema es el que se está teniendo ahora mismo en los dispositivos móviles (y en 3DS también). Piensa que es un gran reclamo para el consumidor el poder prescindir de las gafas y por ello crecerá la oferta de dispositivos que no las necesiten.

Aun así en Sony seguirán su modelo de negocio basado en el uso de gafas para ver material estereoscópico.

La verdad es que a este señor no le falta razón. El 3D sin gafas está muy verde aún. Mi experiencia personal con mi 3DS no es mala, pero he de reconocer que pierdo la perspectiva 3D con demasiada asiduidad. Aunque también es cuestión de cada persona pues tengo amigos que no les pasa esto.

Lo que está claro es que, a día de hoy para visionado de películas al menos, me quedo con las gafas. Eso sí, si Nintendo hubiera sacado la 3DS con gafas dudo mucho que hubiera tenido éxito. No me veo jugando a una portátil con gafas 3D. Eso mismo debió de pensar los de Kyoto.

Vía|Eurogamer