Pese a que fueron muchos los aficionados de Life is Strange los que sintieron una punzada de decepción cuando se enteraron de que la segunda entrega de la saga se distanciaría de los hechos ocurridos en Arcadia Bay, lo cierto es que el buen hacer de Dontnod Entertainment ha disipado cualquier tipo de dudas sobre sus motivos para alejarse de dicho lugar.

Si bien es cierto que todavía resisten algunos fanáticos, también lo es que el relato de los hermanos Díaz en Life is Strange 2 ha logrado calar entre los fans que se han abierto a la posibilidad de que Dontnod amplíe este universo con nuevas historias y protagonistas. Y es que la pequeña ciudad de costera de Oregón se queda pequeña para los sucesos que este estudio nos quiere narrar a través de sus aventuras gráficas tal y como veremos a lo largo de esta entrada. Y aunque no hay grandes destripes sobre la trama de esta segunda entrega, si recomendamos haberla completado antes de seguir leyendo.

Pese a todo, y aunque parezca difícil de imaginar, Dontnod Entertainment no rompe completamente con lo ocurrido en Arcadia Bay. Life is Strange 2 está lleno de pequeños guiños a la anterior entrega, entremezclando de forma sutil elementos de esa primera parte con la nueva historia. Una estrategia inteligente a través de la cual se crea un entramado que une ambas historias para regocijo y deleite de todos los aficionados.

Pero si algo demuestra Life is Strange 2 es que sus protagonistas e historia tienen entidad suficiente para distanciarse de esa «Arcadia» que conocimos por primera vez en 2015. Como hemos señalado, hay elementos de unión entre ambas entregas, pero desde los primeros compases de esta nueva trama podemos ver esa búsqueda de independencia y de un nuevo camino. Y es que nuevas historias, requieren nuevos caminos y entornos para florecer como es el caso de los hermanos Díaz.

En este sentido, Life is Strange 2 mantiene la esencia de la primera entrega de mostrarnos unas temáticas adultas que reflejan los problemas de la sociedad actual. En esta ocasión, el tinte es más social y los jugadores nos metemos de lleno en cuestiones como el racismo, la inmigración o la exclusión social. Temas que están de plena actualidad y que en muchas ocasiones pasan desapercibidos. En este sentido, Dontnod no se queda de lado y nos hace participes una vez más de estas cuestiones para invitarnos a hacer una reflexión sobre las mismas.

Pese a que el muro entre Estados Unidos y México es algo que nos queda lejano, es una terrible realidad para infinidad de familias que buscan nuevas oportunidades o que buscan un futuro mejor para sus hijos. Sobre esta cuestión indaga de manera bastante detallada Patricia Hernández a través de Polygon en un extenso artículo en el que rememora los recuerdos de su madre que tuvo que traspasar la frontera entre ambos estados. Un viaje que no termina ahí y cuya problemática se ramifica en otras cuestiones como el citado racismo o la incomprensión que reciben los migrantes cuando llegan a un nuevo país.

En este sentido, Life is Strange 2 está cargado de simbolismo y transmite imágenes cargadas de un fuerte mensaje capaz de no dejar a nadie indiferente. Y esta es quizá la mayor virtud que tiene esta saga, la de plantear situaciones incómodas que nos hagan reflexionar sobre estos temas. Más allá del racismo, otra de las temáticas que explora esta segunda entrega es la de la gente sin hogar. Esas personas que por uno u otro motivo se han visto obligadas a vivir en la calle.

Life is Strange 2 presenta un enfoque bastante empático ya que desde casi el principio del juego nos veremos obligados a vivir en nuestras propias carnes esa situación. Algo que genera bastante tensión
en el jugador desde el primer momento y que platea multitud de dilemas. ¿Qué hacer con nuestro dinero? ¿Deberíamos robar para alimentar a nuestro hermano pequeño? ¿Pedir limosna? Toda una serie de preguntas difíciles que si bien hemos de responderlas a través de un juego si nos pueden ayudar a entender la difícil situación que pasan las personas que se ven forzadas a vivir sin un hogar.

Un enfoque que, aunque pudiese parecerlo no es casual. «Creo que cuando juegas a un videojuego te sientes más responsable y realmente ayuda a educar al jugador a entender los problemas de vivir en la calle», relataba a Eurogamer Becca Cousins, Directora de Marketing de Centrepoint. Una entidad solidaria que colaboró estrechamente con Square Enix para reflejar de forma real los problemas de este colectivo.

En este sentido, Life is Strange 2 es un título valiente por estos motivos, pero también por haberse distanciado de la estrategia que hubiese sido más fácil: seguir desarrollando los eventos de Arcadia Bay. Puede que con esta segunda parte Dontnod haya dado un salto de gigante ampliando la base de este singular universo en el que la realidad y la fantasía se dan la mano. Más allá de la carga social de la trama, la historia de los hermanos Díaz es un relato conmovedor que sin duda merece la pena ser jugador. Y si además sacude la conciencia, mejor que mejor.