Los que hayan seguido mis artículos verán que tengo ciertos temas recurrentes: los rpg y un escepticismo feroz hacia aquellos que consideran que el PC como plataforma es una pérdida de tiempo. Respecto a este último tema, mucho se ha escrito y en diversas direcciones y probablemente, mucho más sesudamente de lo que pueda hacerlo yo aquí. Sin embargo, creo que merece la pena destacar que The Witcher 2 y sus humildes creadores hayan logrado vender más de un millón de copias de dicho juego. Únicamente en PC. Un Juego que podríamos calificar como “hardcore”. Sin DRM. Con DLC gratis.

Esto último ya estaría haciendo rechinar los dientes a muchas empresas del sector que llevan porfiando y denostando al PC y de sus usuarios de manera continuada. Desde luego, da que pensar que una empresa pequeña, haya logrado vender semejante cantidad llegando a la barrera del éxito para los títulos considerados como triple A. Y todo esto sin apenas publicidad y en un mercado en el que supuestamente se piratea todo lo que se puede y más. Todo esto me hace reflexionar sobre un par de cosas: que con productos de calidad se puede llegar muy lejos y que se cazan más moscas con miel que con vinagre.

En un momento en el que todo se intenta monetizar para obtener el máximo beneficio, CD Projekt ha optado por seguir con las buenas costumbres que esta industria tenía hace no tanto tiempo: ofrecer contenidos gratuitos. Algo tan sencillo como incluir contenido adicional supone que la gente, de entrada, ya te mire con buenos ojos y por otro lado, el primer paso para obtener clientes fieles esté dado. Otra cosa que considero muy importante, es que la compañía no ha criminalizado a sus compradores legales, es más, eliminando el DRM en cuanto el juego salió a la venta e incluso. De hecho, según sus estimaciones, The Wticher 2 se ha descargado ilegalmente unas 4.5 millones de veces. Cifras muy grandes sí, pero lo que no puede ser es que los jugadores legales suframos condiciones draconianas para jugar a un título que hemos pagado mientras que un piratilla, lo juegue sin problemas.

Pero eso no es todo, ya que tratar bien a tus clientes y hacer un producto de calidad, supone que se produzca un reconocimiento de tu trabajo. Esto se traduce en que la primera entrega de The Witcher consiguió vender durante el año pasado más de cuatrocientas mil copias, ahí es nada. Otra vez en PC y un juego con unos cuantos años a sus espaldas. Me gustaría ver en qué consola se podría producir este fenómeno, ya que si algo tiene el PC, es que los títulos que salen en él no mueren en los primeros meses tras su lanzamiento, sino que su vida se extiende mucho más allá.

Creo que cuando las cosas se hacen bien, hay que decirlas y lo mismo ocurre cuando se hacen mal. CD Projekt se merece este éxito y toda una enhorabuena por su excelente labor. Desgraciadamente, la industria funciona en función de intereses y ha sido un título al que el sector no ha tratado demasiado bien en cuestión de grandes premios, que merecía haber ganado. The Witcher 2 vivirá con su inminente lanzamiento para Xbox 360 otro gran empujón y quizá una nueva oportunidad para destacar en el “gran público”. Quizá ahora que sale en consolas, la gente le haga un poco más de caso. CD Projekt, no cambies nunca.